31 de agosto de 2010

¿Internet mató al pensamiento? Para discutir


Un polémico ensayo publicado en EE UU analiza cómo el uso compulsivo de las nuevas tecnologías nos vuelve impacientes, irreflexivos y favorece formas de «conocimiento superficial»

«Nuestra aptitud para aprender se resiente y nuestro entendimiento se queda en una escala superficial. No pensamos por nosotros mismos, necesitamos compartir las ideas con amigos buscando su opinión, vivimos dentro de la pantalla», apunta Carr. (Nicholas Carr en su libro «The shallows» «Lo superficial»).



Leer nota completa en La Razón.es

Vía Digizen en Twitter

26 de agosto de 2010

No es solo Twitter (Jordi Adell)


"Twitter y la Educación. Twitter como herramienta, instrumento, plataforma para la enseñanza y el aprendizaje. Educación formal, no-formal e informal. Educación inclusiva, lifelong learning, autoaprendizaje. Experiencias de centros, profesores, formadores. Qué puede hacer Twitter por la educación…"
Participación de Jordi Adell (@jordi_a) Profesor de la Universitat Jaume I. Castellón de la Plana


Hace unos cuantos años, el psicólogo James J. Gibson introdujo el término “affordances” (1) para referirse a “todas las posibilidades de acción latentes en el entorno, medidas objetivamente e independientemente de la habilidad del individuo para reconocerlas, pero siempre en relación al actor y por tanto dependiente de sus capacidades”. Una “affordance” es “una cualidad de un objeto o entorno que permite a un individuo ejecutar una acción”.
Las “affordances” de Twitter son diversas. Pero no es mi objetivo analizarlas exhaustivamente. Digamos que Twitter “permite” ciertas cosas, pero no escribe tus twits, ni te escoge a quien sigues y te sigue. También tiene importantes constricciones (tamaño y caducidad de los mensajes o un flujo continuo no estructurado, por ejemplo). El interrogante, al menos para mi, es cómo se relacionan sus posibilidades y limitaciones con colectivos concretos de usuarios. ¿Cómo y por qué ha llegado a formar una parte fundamental del bagaje instrumental de muchos docentes interesados en el uso de las TIC?
Desde una perspectiva ya clásica (Donald Schön, The Reflective Practitioner, 1984) los docentes somos “prácticos reflexivos”, es decir, no somos aplicadores inflexibles de recetas prescritas sino que utilizamos un enfoque no estructurado y autoregulado de aplicación del conocimiento a la práctica en base al análisis y reflexión sobre nuestras propias experiencias. Las teorías implícitas sobre el aprendizaje y la enseñanza juegan un importante papel en este proceso. La reflexión, por otra parte, no tiene lugar solo tras la acción (reflexión-sobre-la acción), sino que ocurre antes (reflexión-para-la-acción) y durante (reflexión-en-la-acción).
Twitter juega, a mi entender, un papel clave en los procesos de reflexión-acción de un creciente número de docentes. La profesión docente es solitaria y no siempre es posible integrarse en un colectivo “físico”, un claustro por ejemplo, con un proyecto docente que colme las aspiraciones de innovación y excelencia de muchos docentes. Muchos factores juegan en contra, pero no vamos a enumerarlos. ¿Qué funciones puede desempeñar Twitter en este caso? Diversas: informarse de novedades de interés, incluyendo experiencias y aprendizajes realizados por otros docentes, compartir ideas y sugerencias, por ejemplo sobre resolución de problemas técnicos, ayudarnos a gestionar nuestra de la atención como sistema de recomendación de pares sobre actividades, herramientas y recursos relevantes, etc. Twitter funciona proporcionándonos interlocutores para reflexionar antes, durante y después de nuestra acción. Forma un “claustro a elección” que compensa el aislamiento intelectual, profesional y emocional en el que se encuentran muchos docentes.
Efectivamente, no es solo racionalidad técnica o interlocución práctica lo que obtenemos de Twitter. Más importante en muchas ocasiones es el “feedback emocional”, el refuerzo que nos confirma que no estamos haciendo algo sin sentido, que nos da una “palmadita virtual” en la espalda de parte de la comunidad virtual a la que seguimos/pertenecemos y que nos anima a seguir en la brecha, a continuar trabajando sabiendo que no estamos solos.
Así pues, tenemos varios factores en juego para explicar el fenómeno. En primer lugar, una herramienta a nuestra disposición con “affordances” y constricciones definidas que tiene un listón relativamente bajo para la participación (menor que un blog, por ejemplo), que hace posible la comunicación uno-a-uno, uno-a-muchos y muchos-a-muchos, que permite una comunicación corta, rápida y personal. En segundo lugar, un grupo de personas con intereses comunes que comparte un contexto en el ejercicio de su profesión, una manera de entenderla, que da lugar a un conjunto de prácticas, necesidades y aspiraciones, a un “ethos” común.
Twitter atrae a un cierto tipo de docente que se encuentra en cierto tipo de situación desgraciadamente muy común. Y más activo está en Twitter cuanto más necesita (en función de su personalidad y contexto) resolver el conflicto entre sus ideas sobre educación y las prácticas en su contexto. Muchos docentes prueban Twitter. Un alto porcentaje no le encuentra utilidad: no le ayuda a satisfacer sus necesidades. El problema es que Twitter, sus “affordances”, no son inmediatamente evidentes. La experiencia de muchos twitteros muy activos es la de desconcierto inicial. En muchos casos, la intervención de un mentor que les ha “guiado” en los primeros pasos o en cuya red personal de aprendizaje se han introducido ha sido clave para encontrar su propio camino, sus referentes, sus fuentes de información, sus interlocutores, sus pautas de uso, etc. No es solo Twitter, somos “nosotros usando Twitter”. Solo así se pueden explicar cosas como “El bazar de los locos”.
(1). Véase Wikipedia, Affordance. http://en.wikipedia.org/wiki/Affordance

24 de agosto de 2010

22 de agosto de 2010

Celulares, nuevos aliados en el aula


Al desarrollar programas informáticos que transforman a los celulares en un recurso didáctico en el aula, cuatro profesores de matemática pusieron en práctica el consejo que dice: si no puedes contra tu enemigo, únete a él.

Una especialista destaca que la escuela debe incluir las TIC


"La mitad de los chicos que abandonan la escuela secundaria no lo hacen por cuestiones económicas sino por el crecimiento de este abismo entre lo que los jóvenes esperan y lo que la escuela les ofrece", según un proyecto del IIPE.
Esto lo precisó la coordinadora de Proyecto Tecnologías de la Información y la Comunicación y Educación del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE) de la Unesco, María Teresa Lugo.
Asimismo, la especialista expresa, en un artículo publicado hoy, que "La escuela tiene que abrirse al mundo de la imagen, a los formatos audiovisuales e incluir dispositivos que permitan la utilización de este lenguaje y, para eso, los docentes necesitan capacitación". También es, a su criterio, un tema de política educativa: "Es importante que el Estado tome un rol activo en la negociación con las empresas y que las altas inversiones que se hacen vinculadas a la tecnología se piensen más en función de las soluciones y no al revés".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...